El Museo del Agua es un proyecto comprometido con la tradición cultural de Lanjarón y el patrimonio arquitectónico y paisajístico del municipio.

El recorrido expositivo se extiende a través de cuatro salas con contenidos audiovisuales de diferentes temáticas: El recorrido del agua, Los recursos del agua y Los recuerdos del agua.

La intervención se ha desarrollado con el fin de recuperar un ámbito muy desestructurado, pero con construcciones históricas muy significativas vinculadas al agua y con la intención de mantener el paisaje en este entorno natural.

Las instalaciones del museo se convierten así en el acceso al parque natural y en el inicio de un itinerario junto al río Lanjarón.

Las fuentes constituyen una manifestación ciertamente mágica del agua y, como tal, nos remiten a un ciclo universal y múltiple en sus significados y apariencias: el agua nacida del mar que retorna inevitablemente al mar y a su origen, formando una corriente general de drenaje que discurre por caminos sinuosos, moldeando a su paso la gigantesca escultura del relieve. Las fuentes y los ríos, el curso subterráneo y mineral que se abre paso entre grietas, los espejos lacustres colgados en el relieve, el agua sólida y compacta que es nieve momentánea, también el rocío que lustra las hojas y alimenta los líquenes; todo forma parte de un mismo conjunto y de un vasto mecanismo de transformación de la vida.

Los hombres han aprendido a manipular los ritmos que rigen su transmutación e inevitable discurrir y su intervención ha añadido nuevas manifestaciones y nuevas caras a ese prisma plural que es el agua toda y una.

Javier Piñar

El recorrido expositivo se extiende a través de cuatro salas con contenidos audiovisuales de diferentes temáticas: El recorrido del agua, Los recursos del agua y Los recuerdos del agua.

Una cuarta sala situada en el patio exterior construida completamente de madera prepara al visitante para este viaje inédito por las sensaciones y la historia del agua de Lanjarón.